Ruta El Sotillo-Las Laderas-Camino Viejo
Para ver las fotos de esta ruta "Click" en la imagen

ASOCIACION SENDERISTAS CAZALLEROS

Ruta Sotillo-Las Laderas

Tras el descanso obligado del verano, el domingo 9 de octubre,la Asociación Senderistas Cazalleros inauguró su nuevo ciclo de caminatas, esta vez por uno de los senderos prototipos de nuestra sierra, esto es, el correspondiente a la ruta El Sotillo - Las Laderas. El punto de partida sería, una vez más, el Paseo del Carmen, donde se dieron cita alrededor de ciento cincuenta persona, de los que más cuarenta procedían de la ciudad extremeña de Llerena; el resto lo compondrían, junto a un gran número de socios, de Cazalla y El Pedroso, algunos más venidos Sevilla y de otros pueblos cercanos.

La ruta se iniciaría desde el lugar de concentración, para seguir por el camino de Tragarrales, a través del atajo que va desde Los Manantiales al Horno de Abril, y continuar por la dehesa de Morán hasta el embalse del Sotillo, que se bordearía, por la parte occidental, hasta llegar hasta el descansadero de La Cañada (junto al Cementerio). A partir de aquí se emprendería la ruta en dirección al Madroñal, para encontrarse con la carretera de Las Colonias (A-450), buscando el paso de Las Lajas, y atravesar el regajo, cruzando la finca de Las Lajas, para reanudar la ruta hacia el pueblo por el camino del Bodonal, Llano de San Sebastián, con llegada al Paseo del Moro, punto en el que se llevaría a cabo el primer descanso y donde tendría lugar también un leve avituallamiento. Desde aquí se acometería la ruta hacia la rivera del Hueznar, a través del Sendero de las Laderas. Una vez en la misma, Junto al puente de Castillejo se produciría el segundo descanso programado, igualmente con un suave tentempie. Tras el descanso, corto pero necesario para muchos, y la reposición suficiente de energía, se tomaría el camino de regreso, por el último tramo de la etapa, el Camino Viejo, cuyo primer tramo, una subida interminable de casi dos kilómetros, a esas altura del día, se le atragantaría a más de uno. A nuestra izquierda, han quedado la fuente de Valdealcántara, y las de la Malena. Un último repecho, hasta que se avista, a la derecha, los lagares de Tena y de Los Pollos, y el paso por la Venta de La Matilde, que nos avisa que ya estamos en el pueblo. En apenas diez minutos, estaríamos de nuevo en el Paseo del Carmen. Allí esperaba un suculento y merecido Arroz con Setas y cabecero de cerdo de la comarca,

servida por nuestro amigo y colaborador, Repostero del Restaurante La Abuela Mercedes  "Fali", que resultaría, además de exquisito, ideal para compartir amistosamente las peripecias de otro día inolvidable. En el transcurso del la comida tuvo lugar uno de los momentos más emotivos: el regalo de un bastón de senderista a uno de nuestros más jóvenes y queridos senderistas, Miguel Ángel Gil. 

Editor y Redactor: Rafael Cortijo