Consejos

Calzado

El calzado a usar debe ser el adecuado al recorrido que vayamos a emprender, no es lo mismo caminar por terrenos más o menos llanos que por pistas o sendas pedregosas o de alta montaña. En todo caso el pié debe ir ajustado en el interior.

Hoy día, lo más común es llevar unas botas de buena calidad, con un buen compromiso entre transpirabilidad e impermeabilidad, cometido que cumplen con creces las membranas fabricadas hoy día para el recubrimiento interior de este tipo de calzado (goretex, simpatex, etc).

Los calcetines deben ser preferiblemente de fibras que faciliten la transpiración y sean de secado rápido. No se recomienda el algodón. Un truco útil para que no salgan ampollas en los pies es aplicar vaselina en las zonas más susceptibles de sufrir estas lesiones como talones o yemas de los dedos.

Es recomendable, cada cuatro o cinco caminatas, utilizar algún producto reimpermeabilizante para este tipo de botas, que por lo general viene en forma de spray y se puede conseguir en cualquier tienda especializada.

Ropa

No es necesario llevar ropa especial de ningún tipo. Se recomienda utilizar ropa ligera y cómoda.

Una prenda para la cabeza es casi imprescindible. En primavera o verano evita insolaciones y en invierno evita las pérdidas de calor (hasta un 30 % del calor corporal).

Si se pueden llevar varias capas, mejor. Por ejemplo, una camiseta interior que empape el sudor y otra ligera encima que nos impida quedarnos fríos.

En primavera o verano no conviene quitarse la prenda empapada a no ser que sea una parada larga, ya que parte de ese sudor nos rehidratará de nuevo.

En invierno es mejor llevar dos prendas finas, por ejemplo camisa o mallas y forro polar, que una aparentemente gruesa. Se debe ir lo suficientemente abrigado pero no impedir la transpiración.

En el apartado de calcetines, como se comenta en la sección de calzado, no usar algodón bajo ningún concepto. Es aconsejable utilizar calcetines de lana o fibras sintéticas sin costuras, y si las tuvieran, darle la vuelta.

Mochila y Bastón

La mochila.

Debe ser ligera y resistente, a ser posible impermeable y con una capacidad de entre 25 y 40 litros. De precios, hay para todos los gustos y bolsillos, desde 15 € a más de 300 €. Es recomendable que esté dotada de correas de ajuste a la cintura y también al pecho. Se desaconseja el uso de mochilas tipo bandolera, sobre todo para las travesías largas, ya que sobrecargan la espalda desigualmente.

El bastón.

Los más recomendables son los telescópicos, que suelen estar construidos de aluminio (de fibra los más caros) y son bastante resistentes y ligeros. Son una gran ayuda en pendientes pronunciadas y para atravesar arroyos. No obstante, como para todo hay gustos, hay quien prefiere el palo de toda la vida, que a fin de cuentas da el mismo resultado. Eso sí, de utilizar uno telescópico, debemos cuidar la limpieza después de cada ruta, sobre todo en las juntas telescópicas.

Comida

Dependiendo del tipo de ruta y su duración, llevaremos más o menos comida, pero siempre hay que llevar algo. Un bocadillo y algunos frutos secos puede ser suficiente.

Lo que sí es importante es el agua. Hay que llevarla en abundancia y beber a menudo auque sea sin sed. Una cantidad recomendable sería un litro como mínimo y, si es posible, convendría llevar algún isotónico.

Introduce un texto aquí...